Marco Enríquez-Ominami en Sofofa: “Abrazaron a Piñera por su eficiencia y si hubo alguien ineficiente fue él”

Santiago, 12 de septiembre de 2017. “Vengo a pontificar, porque pontificar es construir puentes. o como el Cau Cau, pero sí construir puentes entre ciudadanos, entre instituciones y puentes con ustedes, los empresarios. Creo que la definición de un político es la de construir puentes. Parte del problema es la incapacidad de conversar entre nosotros”.

Con esas palabras comenzó el candidato Marco Enríquez-Ominami su presentación en el ciclo de diálogos Sofofa-UDP, ocasión en la que expuso ante el gran empresariado parte de su programa en materia económica para revitalizar el empleo y recuperar el crecimiento para Chile.

“Quiero hacerme cargo de tres ideas. Que el Estado es grande, que es ineficiente y que ha faltado certeza jurídica”, señaló. “En ninguna parte de nuestro proyecto presidencial está estatizar el aparato productivo de Chile. Para nosotros el Estado es una dimensión muy compleja de la vida, que no puede seleccionar, elegir qué hacer y qué no hacer, como sí lo puede hacer el mercado. Las empresas pueden elegir sus áreas de negocios, pero el Estado debe estar 24/7”, agregó.

Robotización y cambio climático

Enríquez-Ominami agregó un punto rara vez abordado por las demás candidaturas. “El Estado y el mercado no han tenido respuestas a la robotización y el cambio climático”, señaló.

“El Estado debe lograr la máxima felicidad con escasez de recursos y, las empresas, maximizar sus ganancias. Lo que es legítimo, pero son visiones distintas. Nosotros como progresistas e independientes somos defensores de lo público mucho más allá del Estado. De ahí que le reconocemos a la Universidad de Concepción un enorme rol en la educación. El espacio de lo público es complejo, no es simplemente el Estado”, enfatizó.

Asimismo, ahondó en la falta de respuestas de estas dos visiones. “Creo que el Estado y el mercado no tienen respuesta hoy día frente a la robotización del empleo. El informe McKinsey establece que, de aquí a 30 años más, la mitad del empleo que ustedes conocen se va acabar. La tecnología significa algo gigantesco que ni el Estado ni el mercado son capaces de abordar. En EEUU se está planteando un impuesto a quien reemplace hombre por robot. En Chile es también un fenómeno inevitable y de lo que se trata es de ganar tiempo”, explicó.

Respecto del cambio climático agregó: “El socialismo y el capitalismo han fallado frente al cambio climático. Nada pudieron hacer. Es también un fenómeno que nos interpela y que se hace irreversible. No hay ninguna propuesta capitalista, ni socialista que tenga algo de sensatez frente a un hecho”.

Además, se refirió a los criterios políticos del gran empresariado. “Sospecho que en esta sala debe haber pocos votos. Pero si alguien se equivocó electoralmente fueron los grandes empresarios. Abrazaron a Sebastián Piñera porque por fin iba a haber un hombre eficiente y si hubo alguien ineficiente fue él”.

También dijo que “se equivocaron el 2013. Encontraron fantástica a Michelle Bachelet. Dijeron ‘por fin alguien con experiencia, esta mujer sí sabe gobernar. ¿Y qué pasó? Ustedes, grandes empresarios, hoy están también enojados con Bachelet. Hay que preguntarse entonces qué criterio usa el gran empresariado”.

“El crecimiento que estamos conociendo, tienen explicaciones estructurales”

Enríquez-Ominami explicó: “Creo en la inversión privada. No tengo dudas de que sin inversión privada no se puede avanzar en Chile. Es con los emprendedores, es con los privados, de todos los tamaños”.

“Chile no crece lo suficiente, pero de ahí a afirmar de que Chile se está hundiendo, calma. Chile en los últimos diez años no ha crecido de manera tan espectacular como otros países vecinos gobernados por izquierdas, por derechas. Pareciera, entonces, que las tasas de crecimiento que estamos conociendo tienen explicaciones estructurales. Vamos a tener que trabajar a partir de un dato: la economía crece lo que crece, por razones estructurales, incapacidades de los decisores y la incapacidad de construir puentes”, agregó.

En materia programática aseguró que “hay que aumentar el porcentaje del PIB en ciencia y tecnología, que hoy no se mueve. La OCDE promedia un 2,5%. Chile no mueve la aguja. Por eso, que un candidato presidencial no acepte debatir sobre estos temas, es complicado. Piñera no ha querido sentarse en ningún debate y me parece impresentable. No por mí, por él. Si Michelle Bachelet cometió un error fue negarse a la interpelación, al debate del contrincante”.

Además, interpeló a los candidatos de la Nueva Mayoría y del Frente Amplio: “Quedan muchas materias por profundizar. Por eso pido debates. Quiero plantear con esto que, del 2009 hasta acá, hay un aprendizaje enorme. Yo estoy más cerca que nunca de ganar, más que las dos veces anteriores. La izquierda va dividida. Tenemos dos periodistas faltando a la verdad, que es un doble delito. Ellos me entrevistaron como candidato, nunca les puse condiciones y estos dos periodistas se arrancan. Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez deshonran al periodismo. Y miren lo difícil que es. Necesito el voto en segunda vuelta de quienes votan por ellos, pero no puedo dejar de ser implacable”.

Para concluir su intervención, Enríquez-Ominami señaló que “lo que hay es un deseo gigantesco de que Chile dé un paso y no retroceda. Y yo creo que Sebastián Piñera –y lo digo con todas sus letras– es un retroceso para Chile. La centroizquierda debe unirse en torno a un programa económico y social. Yo he planteado avanzar y profundizar en materia de derechos para que Chile sea de los libres”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Diez + dieciocho =